www.som360.org/es

El cuidado bucodental de las personas autistas

Prevenir y minimizar el impacto de ir al dentista
Marta Romero
Marta Romero Solsona
Responsable del Área de Gestión de Proyectos e Innovación
Centre de Recursos per l’Autisme de Barcelona (CRAB)
Montse Codina
Montserrat Codina Méndez
Enfermera especialista Child Life. Referente de autismo
Hospital Sant Joan de Déu Barcelona
TEA y dentista

A todas las personas nos genera cierta ansiedad ir a una visita odontológica, pero esta ansiedad aumenta y se puede convertir en un verdadero reto para las personas autistas, si no pueden contar con los apoyos necesarios.

Hay estrategias que pueden mejorar mucho la experiencia en la consulta odontológica, pero lo más importante es prevenir para evitar, en la medida de lo posible, tener que ir con frecuencia.

La higiene bucodental

La higiene bucodental es esencial y es la mejor prevención ante muchas de las afecciones dentales. Es importante concienciarnos desde pequeños de la importancia de lavarnos los dientes como mínimo dos veces al día y generar este hábito higiénico. Para promover la higiene dental, a parte del propio ejemplo que debemos dar, hay algunos materiales y herramientas (vídeos, canciones, cuentos, aplicaciones...) que pueden ser de gran utilidad. Debemos ver qué apoyo le va mejor a cada persona y acompañarla en el proceso de ir cogiendo el hábito.

Algunos cuentos:

  • ¡Lávate los dientes! (Salud y bienestar para peques). Elena Blanco, Gonzalo Oñoro. Ilustraciones de Esther Bernal. Editorial Timunmas.
  • Aprende a lavarte los dientes. Equipo Susaeta. Ilustraciones de Graham Ross. Editorial Susaeta.
  • Cuentos cortos para lavarse los dientes. Abel Amutxategi. Ilustraciones de Antonio Navas. Editorial RBA.

Algunas canciones y vídeos:

Algunas aplicaciones:

Los expertos recomiendan cepillarse los dientes durante tres minutos después de cada comida (podemos usar un temporizador para visibilizar el tiempo). También es importante usar un colutorio (del sabor que se prefiera: fresa, menta…) para el enjuague bucal durante treinta segundos y no usar agua para enjuagarse la boca, ya que se pierde su efecto. Esta debe ser la meta hacia la cual nos vamos a dirigir, pero hay que ir paso a paso, sin prisa y con tacto.

En algunos casos será recomendable regular poco a poco el tiempo de cepillado, empezando por contar hasta cinco o hasta diez cuando se cepilla cada zona de la boca.

El primer paso es ver desde qué punto partimos. Es diferente una persona que se pone el cepillo en la boca, pero le falta aprender a cepillarse bien y mantener un tiempo de cepillado, a otra persona que muestre resistencia a coger el cepillo y más aún a acercárselo a la boca. Para cada situación debemos pensar qué pasos debemos seguir y qué estrategias vamos a usar para ir logrando pequeñas metas que nos llevarán a mejorar el cepillado y la higiene dental.

Por ejemplo, en algunas situaciones podemos empezar utilizando un cepillo suave y dejar que la persona lo manipule y se familiarice con él, ya que las personas que tienen hipersensibilidad es mejor que primero practiquen con un cepillo manual y, poco a poco, podrán pasar al cepillo eléctrico, en caso que sea necesario. En otros casos, será recomendable regular poco a poco el tiempo de cepillado, empezando por contar hasta cinco o hasta diez cuando se cepilla cada zona de la boca, hasta llegar al cepillado de tres minutos.

Algunas recomendaciones para la higiene bucodental:

  • Utilizar siempre el mismo tipo de cepillo y del mismo color para que la persona se pueda habituar y lo pueda identificar con facilidad. El cepillo tiene que ser suave en todos los casos. Recomendamos renovar el cepillo máximo cada 2 meses.
  • Las secuencias visuales pueden ser de gran ayuda para anticipar y planificar el proceso de lavado de dientes.
  • La pasta, inicialmente, sólo se usará con algunas personas, ya que lo más importante es que se cepillen bien los dientes. Se irá incorporando la pasta paulatinamente y en poca cantidad, comprobando qué pasta es la más adecuada (tipo, sabor…).
  • Las personas que sepan enjuagar y escupir se recomienda que usen un colutorio para el enjuague bucal al final del cepillado.
  • Es básico acompañar a la persona en el proceso de lavarse los dientes hasta que sea autónoma.
  • La higiene de antes de ir a dormir es la más importante del día, es necesario dar apoyo específicamente en este momento para asegurarnos que los dientes quedan bien limpios.
  • Cepillar los dientes por cuadrantes, de atrás hacia adelante, empezando por el lado izquierdo abajo, lado derecho abajo, lado izquierdo arriba, y lado derecho arriba. Contaremos mínimo hasta 10 antes de pasar al siguiente cuadrante o usaremos un temporizador. También se debe enseñar a cepillar diente a diente desde la encía hacia la parte baja del diente, tanto dentro como fuera de los dientes y la lengua.
Limpieza bucodental
Imagen cedida por CRAB Fundación

Siguiendo una higiene adecuada tendremos una mejor salud dental, mejor salud general y mayor calidad de vida. Aún así, tocará visitar al dentista para revisiones o por afecciones dentales. En este caso, vale la pena